El arte de comunicar con tipografía

El arte de comunicar con tipografía

El término tipografía se emplea para designar al estudio, diseño y clasificación de los tipos (letras) y las fuentes (familias de letras con características comunes).

A partir de ahí la tipografía cobra un nuevo sentido, pues podemos entender que no son simples trazos dibujados al azar, sino que cada una con sus rasgos característicos nos comparte una historia, provoca emociones y transmite un mensaje específico y determinado.

Para lograrlo, tienes que tener varios aspectos en cuenta a la hora de elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Esto es fundamental en términos de lo que se quiere comunicar ya que no será lo mismo un texto o documento formal que uno más relajado, informal y juvenil. Los públicos se sentirán más apelados e identificados con una forma de escritura y no con otra. Es común por ejemplo ver en mensajes y textos institucionales como los de un instituto médico con una tipografía más formal y seria, mientras en publicidades para adolescentes, por ejemplo, se utilizan tipografías más simples y descontracturadas, a veces hasta divertidas.

La tipografía debe estar acorde con el mensaje que intenta enviar y las imágenes que lo puedan acompañar deberán estar bien ligadas.

La extensión del texto debe estar en consonancia con el tamaño disponible. No es conveniente usar estilos que puedan cansar al lector al visualizarlo, sobre todo si el espacio es reducido y el texto amplio. También es fundamental tener en cuenta el soporte sobre el que se realizará el diseño.

Si tienes en cuenta todos estos aspectos sobre la tipografía, seguro que logras transmitir con éxito tus mensajes, sean del tipo que sean.

Veamos cómo se aplica esto a alguna de las familias tipográficas más importantes:

Serif
Se caracterizan por tener pequeños trazos que se extienden en los extremos de las letras, expresan un sentido clásico y tradicional.

Sin Serif
A diferencia de las Serif éstas no tienen trazos que sobresalen de sus extremos, sino cortes limpios y precisos, son de mejor legibilidad y se las relaciona con modernidad y elegancia.

Manuscrita
Depende del contexto en que se use puede expresar diversión o modernidad, sin embargo no son muy legibles en textos largos, por lo que hay que tener cuidado en su uso.

Tendencias de tipografía

Cada año las tendencias de tipografia van variando, adaptándose a cada momento. En la actualidad, las tendencias se acercan, entre otros estilos, al estilo retro moderno (vintage), Se trata de un diseño de tipografías retro, pero con gran variedad de colores, lo que lo convierte en una gran fusión de lo clásico con lo nuevo.

El minimalista es también un estilo que no pasa de moda. Su clave es la funcionalidad y la simplicidad: un espacio en blanco realizado con intención aporta más tranquilidad y obtiene unos puntos focales reducidos.

Si lo que quieres es aportarle a tu tipografía un toque más cercano, la opción ideal hoy en día es la ilustración manual. Realizada con trazos simples, consigue evocar un sentimiento infantil, tierno y nostálgico ideal para hacer referencia a objetos o situaciones de la vida cotidiana.
Uno de los estilos considerados actualmente como más profesional es el diseño modular, consistente en realizar divisiones por bloques claramente definidos donde en cada uno se ubica un texto claro o una imagen.